Caso de éxito: Aumentar la producción interna
19 mayo, 2021
Planificación de la pandemia: Cómo mantener un flujo fluido
15 junio, 2021

La pandemia supuso un golpe sin precedentes para las cadenas de suministro globales, y prácticamente todos los líderes empresariales informaron de interrupciones en sus procesos estratégicos de abastecimiento y gestión de proveedores.

Sin embargo, algunas empresas encontraron maneras de mitigar el impacto en sus operaciones. En la serie de planificación pandémica de Demand Driven Technology, echamos un vistazo a sus historias y a cómo aprovecharon DDMRP para adaptarse a un panorama cambiante.

Cuando abastecerse no es una opción

La recomendación de «diversificar las redes de proveedores» es un componente clásico del manual de gestión de riesgos de la cadena de suministro. No es un mal consejo, pero no funciona para todas las empresas, especialmente para las que, como Eminess Technologies, pertenecen a sectores muy especializados.

Eminess fabrica soluciones de acabado de superficies para las herramientas utilizadas por las empresas de electrónica, óptica, aeroespacial y medicina. Abastecerse de existencias o de proveedores alternativos no son opciones realistas de gestión de riesgos.

«Muchas de nuestras materias primas tienen una vida útil corta, y son muy especializadas», explicó Mark Evans, director de la cadena de suministro de Eminess. Los plazos de entrega de algunos artículos son de hasta 150 días. Otros artículos sólo pueden enviarse seis meses al año debido a la sensibilidad a la temperatura.

¿Cómo pudo la empresa mantener niveles de servicio superiores al 95% durante la pandemia?

Según Evans, el truco era utilizar una función de Replenishment+ llamada Demand Order Window para planificar con mayor antelación sin comprometer las metodologías de planificación basadas en la demanda en las que Eminess había confiado desde 2019.

La ventana de Pedido de la demanda permite a los planificadores ampliar la producción en el futuro añadiendo tiempo adicional a los puntos de reordenación basados en la demanda que ya se han establecido. De este modo, las materias primas se pueden comprar con mucha antelación a la fecha en la que se necesitarán, pero los pedidos siguen activándose en función de la demanda real y no de corazonadas o previsiones.

«A medida que veíamos la demanda en nuestro sistema, creábamos las órdenes de trabajo correspondientes, aunque fuera con cuatro o cinco meses de antelación [mucho más allá del plazo de fabricación]. Esto nos permitía planificar y comprar con más antelación, manteniendo la metodología basada en la demanda», dijo Evans.

Para obtener más información sobre cómo Replenishment+ ayudó a Eminess a ampliar la planificación de la producción y a dimensionar correctamente el inventario, lea el caso de éxito.