El aumento de la volatilidad convierte la gestión de la cadena de suministro en una habilidad estratégica