Interacciones y silos en una cadena de suministro Demand Driven
9 diciembre, 2021

La automatización se ha apoderado de las plataformas de distribución y los centros industriales, los robots y las máquinas se utilizan para preparar los pedidos y fabricar nuestros productos. Sin embargo, la planificación de nuestras cadenas de suministro sigue siendo una tarea de hombres y mujeres: planificadores, compradores, master schedulers, demand planners, supply chain managers, etc.

Esto es algo de lo que hay que alegrarse, o preocuparse…

Las empresas han invertido mucho en software de planificación y ERP, ¿por qué la decisión de hacer un pedido, lanzar una orden de trabajo o de procesar un pedido urgente debe ser tomada principalmente por un planificador, a menudo asistido por Excel?

¿No hay un riesgo con todas estas intervenciones humanas? El ser humano es falible, los errores son posibles, la interpretación y los sesgos de comportamiento son comunes. Un comprador o planificador que es señalado por la producción cuando hay escasez, y cuya falta o exceso de existencias no se miden, tenderá legítimamente a ser conservador y a hacer pedidos demasiado pronto.

Estos comportamientos conducen a una variabilidad interna autoimpuesta. Intentamos minimizarla mediante la formación, con acciones de gestión, revisiones diarias, semanales o mensuales. Los cursos del Demand Driven Institute contribuyen a ello, a alinear a los equipos en torno a unos principios y un entendimiento común.

A menudo se dice DDMRP fue diseñado para los planificadores. Es innegable: control visual, sistema legible, prioridades claras, todo esto está al servicio del planificador.

¿Significa esto que debemos olvidarnos de automatizar lo que puede ser automatizado?

Muchas empresas sufren de alta rotación en los equipos de planificadores y managers de la cadena de suministro. El trabajo es a menudo estresante y repetitivo. Mantener un buen conocimiento empresarial y metodológico es complicado.

La automatización es absolutamente relevante en muchos casos, y se hace más fácil si el modelo táctico se basa en Demand Driven. Un modelo operativo DD es sobre todo mecánico, basado en los pedidos reales. Recibimos un pedido, el flujo neto desciende por debajo de la parte superior de la zona amarilla del Buffer, y se complementa con la parte superior de la zona verde. Se genera una orden de trabajo, se programa automáticamente teniendo en cuenta la capacidad finita de las limitaciones según el estado de los buffers, su fecha se promete en consecuencia. Se tienen en cuenta las necesidades reales de los almacenes de la red de distribución para enviar de forma equitativa los inventarios asignados. Todo esto es puramente mecánico, por lo que es absolutamente automatizable, no es aquí donde los hombres y mujeres de nuestros equipos aportan valor.

Estos enfoques de los pedidos automáticos se ven más a menudo en las grandes empresas. Lanzamiento de suministros en un proveedor de automóviles. Despliegue de inventario en una red de tiendas. Sigue siendo muy marginal en las empresas más pequeñas.

No tenga miedo de pensar en la automatización en sus proyectos basados en Demand Driven. Es una condición necesaria de mejora futura en un entorno competitivo. No se trata sólo de mostrar a los planificadores vistas intuitivas, pantallas atractivas y formarles en los principios de Demand Driven. La automatización permite ganar productividad y centrar la atención de los planificadores en la supervisión del modelo, la gestión de excepciones, la mejora y las interacciones necesarias con proveedores y clientes.

El DDOM, modelo operativo basado en la demanda, es mecánico. Este mecanismo debe ser lo más automático posible para ser eficaz. Automatice las decisiones que se pueden automatizar y dé una visibilidad clara de las decisiones que requieren el arbitraje humano.