Demand Driven… o cinco maneras de poner su empresa en el siglo XXI
20 enero, 2017
Visibilidad en supply chain: descubrir los problemas como y cuando surgen
23 enero, 2017
Mostrar todo

Manuel Rodríguez, Socio Director de CMG

 

El pasado día 18 de enero del 2017 se publicó una entrevista en la web especializada TIC computing.es al Socio Director de CMG Consultores,  Manuel Rodríguez. En ella explica la filosofía de la empresa para que sus Clientes consigan reducir sus plazos de entrega en un período de tiempo muy corto.

A continuación se puede ver la entrevista completa

CMG Consultores, una consultora que ofrece resultados en un mes

Pepe Varela, periodista y community manager, entrevista a Manuel Rodriguez, CEO de Gestión de Multiproyectos / Demand Driven MRP | CMG Consultores, quien analiza la innovación puesta en marcha en su metodología de trabajo.

La consultora CMG Consultores, con sedes en Madrid y Coruña, nació hace más de un cuarto de siglo para implementar ‘La Teoría de las Limitaciones de Eliyahu M. Goldratt’ (un físico israelí que desarrolló un método para identificar y eliminar cuellos de botella dentro de los sistemas de producción en grandes empresas). Así, durante más de 25 años, Manuel Rodríguez Méndez y Manuel Castro Hermida, fundadores de la consultoría y únicos consultores europeos formados en la Academy del A. Goldratt Institute en New Haven (USA), estuvieron trabajando para algunas de las mayores empresas españolas (entre sus clientes, grandes empresas como OHL, la central nuclear de Almaraz, Amper, Heineken, Televés, Iberdrola, Aena, Fagor Talgo…).

Sin embargo, hace cuatro años, y sin abandonar su anterior campo de trabajo, en CMG Consultores empezaron a aplicar otra innovadora metodología de trabajo: el Demand Driven. Manuel Rodríguez, uno de los dos socios de CMG, explica en que consiste Demand Driven: “A través de la planificación y gestión de inventarios y materiales, este método permite a las empresas desarrollar una producción alineada con la demanda real del mercado. Esto facilita una mejor y más rápida toma de decisiones a las empresas, tanto a nivel de planificación como de ejecución”.

La búsqueda de la velocidad

En palabras de Manuel Rodríguez, tanto en Cadena Crítica “trabajamos sobre la gestión de Multiproyectos, o sea, proyectos que hacen los mismos trabajadores y, por ello, hay que tomar decisiones compartidas” como en la aplicación de la aplicación Demand Driven “más centrada en la gestión de inventarios”, la constante es la búsqueda de flow (velocidad) para sus clientes, “entendemos que, si se mueve el material más rápidamente, se va a conseguir antes beneficio. Además, rota más el inventario y no tienes obsoletos. A partir de aquí, si quiero velocidad, tengo que tener sincronización. No puedo dejar que cada elemento de la cadena trabaje por su cuenta”. Al final, como subraya Manuel “se trata de que el cliente tenga el producto correcto en el momento correcto. Hay que hacer todo lo posible para que esto ocurra… sin que sepas lo que ese cliente va a comprar”. Es lo que Manuel denomina “variabilidad de la demanda, de la incertidumbre. Es el valor principal de nuestro trabajo”.

Entender el escenario

Es lo primero que hacen en CMG Consultores, cuando comienzan a trabajar con un nuevo cliente es entender qué quiere (lanzamiento de nuevos productos al mercado, ingeniería de pedido bajo fabricación, distribución de productos…); “al llegar a un cliente, solemos encontrarnos con escenarios de mucho caos, en los que hay mucha incertidumbre”.

Manuel explica que “el primer paso es reunirse con la Dirección General de la empresa. Así podemos saber cómo podemos ayudarles a satisfacer sus necesidades de negocio. Les dejamos muy claro que, en cualquier proyecto en el que nos involucremos, tenemos un objetivo muy claro: incidir en su cuenta de resultados”.

Después de las reuniones con la dirección de la compañía, los consultores de CMG tienen que dar un siguiente paso: convencer a los distintos niveles de la empresa de la necesidad de cambiar ciertas cosas para mejorar “al final, lo que hacemos en la organización es cambiar las reglas de gestión, algo que no siempre resulta fácil. Hay que convertir esas nuevas reglas en proyectos a seguir que tienen que ser automatizados, si o si, por todos los niveles de la compañía. El último paso, cuando el nuevo sistema está implantado de una forma robusta, es instalar un software que monitorice que todo se sigue haciendo correctamente, incluso cuando tú ya te has marchado. Yo llevo, desde el año 97 como profesor del Instituto de Empresa, así que sé que no siempre resulta fácil llevar la teoría a la práctica. Por eso, tienes que asegurarte de que la gente pone en práctica todo el conocimiento, que lo entienden y que logran, con su aplicación, un impacto positivo en el día a día. Sin tengo un nivel de servicio mejor que mi competencia, podré vender más y reduciré costes… normalmente sin tener que recurrir a medidas drásticas, a menudo, contraproducentes, como los despidos”.

Al final, lo que hacemos en la organización es cambiar las reglas de gestión

La necesidad de la visibilidad

Además del control, Manuel Rodríguez considera que la búsqueda de visibilidad puede suponer un 10/15% de mejora para sus clientes: “Si tienes un sistema con visibilidad y control, sabes, día a día, lo bien que lo haces, lo mal que lo haces y por qué lo haces mal. Además, para que no haya problemas de interpretación, cada idea o acción que se tome tiene que tener su para que (su estrategia) y su cómo (su táctica). Todo eso lo dejamos muy claro en la solución, para que la gente entienda el porqué de las cosas y para que se hacen las cosas. Trabajando así, en el plazo de un mes ya tiene que haber claras evidencias de mejora. Si no mejoras en ese plazo, tampoco lo vas a conseguir en tres años”.

Éxitos de los proyectos

Aplicando sus metodologías de trabajo, CMG Consultores ha conseguido hitos tales como aumentar el porcentaje de entrega de productos en fecha desde el 50 al 95%; reducir el plazo medio de finalización de un proyecto entre el 21 y 25%; reducir retrasos acumulados en hasta un 50% de tiempo; o aumentar en más de un 30% la capacidad productiva… o pasar, después de cuatro meses de implantación de la herramienta, de 10 proyectos completados al mes a 20 proyectos concluidos en el mismo plazo de tiempo.

CMG
CMG